Icons/Others/Logistic
Tecnología
Tiempo de lectura: 2 minutos

Experiencia de Usuario

Qué es y porqué el usuario tiene que ser el centro del proceso de diseño

La Organización Internacional de Normalización (ISO) define la experiencia del usuario como:

 “ Las percepciones y respuestas de una persona que resultan del uso o uso anticipado de un producto, sistema o servicio

 

Como diseñadores no podemos nunca controlar estas cuestiones totalmente subjetivas en una persona. No obstante, podemos actuar sobre los artefactos con los que van a interactuar los usuarios para intentar que la experiencia sea lo más satisfactoria posible. 

 

Diseño centrado en el usuario

¿Y cómo logramos eso? Considerando siempre quién, por qué, qué y cómo del uso del producto.

Una vez conocemos a nuestros usuarios, podremos saber a quién va dirigido. Conoceremos sus motivaciones, sus objetivos y todas las cuestiones que tendremos que tener en cuenta a la hora de abordar el diseño. Es por esto que, el usuario es el centro en todo el proceso de creación de un producto o servicio. Lograremos que sea una buena experiencia si atendemos sus necesidades y particularidades practicando el diseño centrado en el usuario.

 

Proceso interativo de diseño UX

El diseño centrado en el usuario es un proceso iterativo dónde los diseñadores ponen el foco en las personas. Involucran a los usuarios durante todo el proceso utilizando técnicas de investigación y diseño con el fin de crear productos altamente usables y accesibles para ellos.

 

Cuando se habla de un proceso iterativo, hablamos de un proceso en constante revisión. Es un proceso que se divide en cuatro fases:

  1. Comprender el contexto del usuario
  2. Especificar los requisitos de los usuarios
  3. Diseñar la solución
  4. Evaluarla con los usuarios

 

Como comentamos en estas cuatro fases, se implica a los usuarios de forma activa hasta el punto que, si en la fase final se detecta que la solución requiere de revisión porque los usuarios no pueden ejecutar sus tareas de forma ágil o no comprenden cómo hacerlo, se vuelve al inicio del proceso.

 

En ocasiones es complicado trasladar la importancia de esta primera fase, pero es crucial invertir en la investigación centrada en el usuario. Cuando invertimos tiempo en incluir a los usuarios como inicio del proyecto, estamos ahorrando costes y desvíos en puntos dónde cualquier giro puede ser más costoso. 

 

La pirámide de la experiencia de usuario

El diseño centrado en el usuario, tiene como objetivo satisfacer las necesidades de las personas, sin complicaciones ni molestias. En ocasiones, ponemos el foco en el estrato de mayor visibilidad que sería la Deseabilidad, y no vemos que no se puede dar de manera correctas sin los otros pasos previos.

 

Pirámide experiencia de usuario. Gráfico de Digital Marketing Institute

 

Esa experiencia puede colocarse en tres estratos diferentes: 

  • La utilidad, lo que conocemos por funcional. El usuario es capaz de lograr hacer todas las tareas que necesita hacer.
  • La usabilidad, es la cualidad que mide cuán fácil es hacer eso para nuestros usuarios.
  • La deseabilidad, aquel en el que trabajamos una experiencia de usuario capaz de rozar lo emocional.

 

En conclusión, no pudiendo nosotros incidir directamente en las experiencias humanas siempre podremos trabajar los artefactos,  poniendo las necesidades de los usuarios en el centro, con el fin lograr diseñar una experiencia de usuario que logre satisfacer, e incluso emocionar a las personas.

Escrito por
Ane Notario